Erispan betametasona 8mg.

$55.00

Ayuda a disminuir hinchazones, enrojecimiento, picazón y reacciones alérgicas. Se utiliza para tratar asma, alergias, artritis, enfermedad de crohn y colitis ulcerosa.

Sustancia: betametasona
Presentación: 1 caja, 1 ampolleta de 2 ml. Y jeringa. 8mg/ 2ml.

Pagá en cuotas con Mercado Pago
SKU: BFMX-MED034 Categoría: Etiqueta:

Descripción

La betametasona es un corticosteroide.

Ayuda a disminuir hinchazones, enrojecimiento, picazón y reacciones alérgicas. Se utiliza para tratar asma, alergias, artritis, enfermedad de crohn y colitis ulcerosa.

Sustancia: betametasona
Presentación: 1 caja, 1 ampolleta de 2 ml. Y jeringa. 8mg/ 2ml.

 

Indicaciones terapéuticas:

los corticoesteroides son hormonas secretadas por la corteza suprarrenal o los análogos sintéticos de estas hormonas. Exhiben actividad glucocorticoide y/o mineralocorticoide y afectan casi todos los sistemas del cuerpo, pero se utilizan principalmente para efectos antiinflamatorios e inmunosupresores potentes y para reemplazo. Betametasona y sus derivados se utilizan principalmente como agentes antiinflamatorios o inmunosupresores. Porque erispan tiene solamente características mínimas mineralocorticoides, es inadecuado solamente para el manejo de la insuficiencia adrenocortical. Si se utiliza en el tratamiento de esta condición, se requiere además una terapia concomitante con un mineralocorticoide.

Hipercalcemia: en dosificaciones moderadas, erispan promueve una reducción en concentraciones de calcio en suero y es eficaz en el tratamiento de hipercalcemia resultando de la intoxicación de sarcoidosis o de la vitamina d. La hipercalcemia asociada a la implicación de hueso en mieloma múltiple se puede mejorar generalmente con, y éstos son el tratamiento a largo plazo más eficaz para la hipercalcemia asociada al cáncer de pecho en mujeres posmenopáusicas. Aunque los glucocorticoides pueden de vez en cuando ser de valor en el tratamiento de hipercalcemia asociado a otras malignidades, no se obtienen siempre buenos resultados y los fármacos deben ser reservados para los pacientes refractarios a la otra terapia. Los glucocorticoides no son eficaces en hipercalcemia causada por hiperparatiroidismo.

Tiroiditis: la acción antiinflamatoria de erispan releva dramáticamente síntomas como fiebre, dolor e hinchazón agudos de la tiroides en tiroiditis (subaguda, no supurativa) y tiroiditis granulomatosa.  Se indica en dosificaciones medias a altas para la terapia paliativa en los pacientes seriamente enfermos insensibles a los salicilatos y a las hormonas de tiroides. Erispan puede también ser eficaz en la reducción del edema orbital en la exoftalmia endocrina (oftalmopatía tiroidea). Los cambios en estado de la tiroides pueden hacer necesario el ajuste de la dosificación glucocorticoide.

Enfermedades reumáticas y del colágeno: en enfermedades reumáticas y del colágeno, erispan alivia la inflamación y suprime los síntomas, pero no afecta la progresión de la enfermedad, se indica raramente a excepción del tratamiento paliativo, a corto plazo de exacerbaciones agudas y de complicaciones sistémicas en los pacientes refractarios a una terapia más conservadora. La dosificación en situaciones peligrosas para la vida es a menudo alta y se reduce rápidamente después de que la crisis sea más grave. La terapia de mantenimiento con erispan, se indica raramente en artritis reumatoide, artritis gotosa aguda o lupus eritematoso sistémico, pero se puede utilizar como parte de un programa total del tratamiento en pacientes seleccionados cuando las terapias más conservadoras han probado ineficacia.   En el tratamiento sintomático de la artritis reumatoide que implica solamente algunas articulaciones persistentes inflamadas o en el tratamiento de la inflamación de tendones o de bursa, las inyecciones locales de erispan pueden ser benéficas. Los pacientes experimentan generalmente relevación amática inicialmente. Aunque la inflamación tiende a repetirse y es a veces más intensa después de la suspensión de la terapia, los fármacos pueden prevenir invalidismo facilitando el movimiento articular que pudieron llegar a ser de otra manera inmóviles. Erispan, sistémicamente administrado, controla manifestaciones agudas de carditis reumática más rápidamente que los salicilatos y pueden ser salvavidas en ciertas condiciones, pero tanto erispan, como los salicilatos, no pueden prevenir daño valvular y no son mejores que los salicilatos para el tratamiento a largo plazo. Los salicilatos usados en forma concomitante pueden disminuir rebote inflamatorio cuando se retiran los esteroides.

Erispan es el tratamiento de elección en la granulomatosis de wegener, pero se puede utilizar adjuntamente para las complicaciones sistémicas severas. Erispan y otros glucocorticoides siguen siendo el tratamiento primario para controlar síntomas y para prevenir complicaciones severas, a menudo peligrosas para la vida en pacientes con dermatomiositis y polimiositis, poliarteritis nodosa, policondritis de recaída, polimialgia reumática y arteritis (temporal) de las células gigantes, o síndrome mezclado de la enfermedad del tejido fino conectivo. Se pueden requerir dosis altas para las situaciones agudas; después de que se haya obtenido una respuesta, los glucocorticoides se deben continuar a menudo por periodos largos en dosificación baja.    La polimiositis se asoció a malignidad y la dermatomiositis de la niñez puede no responder bien a los glucocorticoides. Erispan se indica raramente en artritis psoriásica, esclerodermia difusa (esclerosis sistémica progresiva), bursitis aguda y subaguda, y osteoartritis. Los riesgos compensan las ventajas recibidas, y una terapia más conservadora debe ser utilizada. En osteoartritis, las inyecciones intraarticulares de erispan pueden ser benéficas, pero deben ser limitadas en gran número ya que pueden ocurrir daños comunes.

Enfermedades dermatológicas: en enfermedades dermatológicas como pénfigo y penfigoide, dermatitis exfoliativa, dermatitis herpetiforme bullar, eritema multiforme severo (síndrome de stevens-johnson), eccema incontrolable, sarcoidosis cutánea, micosis fungoides y liquen plano, erispan sistémico debe generalmente estar reservado para las exacerbaciones agudas insensibles a la terapia conservadora. En todas estas enfermedades dermatológicas, puede ser requerida una alta dosificación de glucocorticoides. El inicio temprano de la terapia con erispan sistémico puede ser salvavidas en el penfigus vulgaris y el penfigoide, y dosis altas o masivas pueden ser requeridas. La dosificación se debe reducir gradualmente a un nivel eficaz más bajo, pero la discontinuación puede no ser posible; la terapia del día alterno se puede utilizar y a menudo es benéfica. Aunque los desórdenes crónicos de la piel son raramente un indicio para los glucocorticoides sistémicos. Las inyecciones intralesionales o sublesionales se pueden indicar de vez en cuando para los trastornos crónicos localizados (incluyendo queloides, placas psoriásicas, alopecia areata, lupus eritematoso discoide y granuloma anular) insensibles a la terapia tópica. Erispan, se indica raramente para psoriasis o alopecia areatatotalis, o universalis. Cuando los corticoesteroides sistémicos se utilizan en el tratamiento de psoriasis, la exacerbación de la enfermedad puede ocurrir cuando los fármacos son aislados o se disminuye la dosificación. Aunque erispan puede estimular crecimiento del pelo en pacientes con alopecia, la pérdida del pelo vuelve cuando se retoman los fármacos.

Condiciones alérgicas: erispan se utiliza para el control de las condiciones alérgicas severas o que incapacitan, que no responden a los ensayos adecuados de la terapia convencional en pacientes con asma bronquial, rinitis alérgica estacional o perenne, dermatitis atípica, urticaria asociada a transfusión, o edema laríngeo no infeccioso agudo (aunque epinefrina es el fármaco de elección). Erispan también se puede utilizar en manifestaciones agudas de angioedema, enfermedad del suero, dermatitis de contacto, hipersensibilidad de la droga y de los síntomas alérgicos de la triquinosis.       En condiciones agudas, erispan se puede utilizar por periodos cortos en alta dosificación con otras terapias, como antihistamínicos y simpaticomiméticos. En el tratamiento sintomático de condiciones alérgicas crónicas, erispan generalmente debe ser reservado para las condiciones agudas y las exacerbaciones severas.         El tratamiento prolongado de condiciones alérgicas crónicas debe ser reservado para pacientes con las condiciones que inhabilitan a los pacientes insensibles a una terapia más conservadora y para quien los riesgos de la terapia glucocorticoide a largo plazo se justifican.

Desórdenes oculares:

Neuritis óptica: erispan sistémico, se ha utilizado para el tratamiento de la neuritis óptica aguda.

Otros desórdenes oculares: erispan, se puede utilizar para suprimir una variedad de inflamaciones oculares alérgicas y no biogénicas, y para reducir el marcar con una cicatriz en lesiones oculares. La dosificación moderada se utiliza inicialmente y se continúa rápidamente después de que la condición aguda sea controlada.            Algunos desórdenes pueden recaer sobre la discontinuación de la terapia, y la terapia de mantenimiento de bajas dosis puede ser requerida. Los glucocorticoides no son de ningún valor en el tratamiento de enfermedades oculares degenerativas como cataratas. Los glucocorticoides tópicos aplicados, parecen ser tan eficaces como los esferoides sistémicos para el tratamiento de la mayoría de las inflamaciones oculares anteriores. Erispan sistémico se puede requerir; sin embargo, en casos obstinados de la enfermedad del segmento anterior del ojo es necesaria cuando estructuras oculares más profundas están implicadas.

Enfermedades respiratorias:

Sarcoidosis: en el manejo de sarcoidosis, erispan se indica para el manejo de las complicaciones oculares, pulmonares, del snc, glandulares, del miocardio o severas, para hipercalcemia o lesiones de piel severas insensibles a las inyecciones intralesionales o sublesionales de glucocorticoides. La terapia a largo plazo puede ser requerida.

Tuberculosis pulmonar y extrapulmonar avanzada: erispan se ha utilizado como terapia adjunta en algunos pacientes con tuberculosis pulmonar o extrapulmonar severa, en un intento por suprimir las manifestaciones relacionadas con la respuesta inflamatoria del anfitrión al bacilo mycobacterium tuberculosis y mejorar las complicaciones de la enfermedad. Mientras que la evidencia de estudios de infección del m. Tuberculosis en ambos animales y humanos, indica que los glucocorticoides pueden tener efectos deletéreos (por ejemplo, virulencia creciente del organismo) en ausencia de la terapia adecuada antituberculosis, tales efectos parecen generalmente ser prevenidos por la coadministración de los agentes antimicobacteriales eficaces (por ejemplo, estreptomicina, isoniazida).

Tuberculosis pulmonar avanzada: erispan se ha utilizado para tratar manifestaciones sistémicas y respiratorias severas en pacientes con tuberculosis pulmonar avanzada.      Aunque la ventaja al paciente es confusa, las anormalidades evidentes (con excepción de las cavidades) se resuelven radiográficamente más rápido con terapia glucocorticoide. No se ha observado ninguna mejora en resultados a largo plazo (enfermedad o muerte respiratoria crónica). En los pacientes que reciben la terapia adecuada antituberculosis (2 agentes o más), el uso glucocorticoide no parece retrasar el tiempo a la conversión negativa del cultivo del esputo o afectar tazas a largo plazo de curación.

Pericarditis tuberculosa: datos limitados sugieren que la terapia adjunta con erispan, sea eficaz en el manejo de pericarditis tuberculosa aguda, reduciendo rápidamente el tamaño de efusiones pericardiales y la necesidad de procedimientos de drenaje y disminuyendo la mortalidad (probablemente con control de la efusión hemodinámicamente amenazadora).         Sin embargo, la terapia glucocorticoide no parece alterar la incidencia de la progresión a la enfermedad constrictiva cuando es utilizada para el tratamiento de la etapa aguda o intermedia de la pericarditis.

Otras complicaciones de la tuberculosis: datos limitados sugieren que la adenopatía intratorácica asociada a tuberculosis primaria se pueda resolver más rápidamente con el uso de erispan sistémico adjunto.

Neumonitis lipídica: en neumonitis lipídica, erispan parece promover la interrupción o la disolución de lesiones pulmonares y eliminar los lípidos en el esputo.

Neumonía por pneumocystis carinii: el uso de erispan como terapia adjunta para la neumonía por p. Carinii en pacientes con síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida) puede disminuir la probabilidad de deteriorar la oxigenación, la falla respiratoria, y/o de la muerte en aquellos con neumonía de moderada a severa. Los datos actuales sugieren que erispan puede prevenir el deterioro temprano en la oxigenación asociada a terapia antipneumocistis, y se recomienda que la terapia glucocorticoide adjunta sea iniciada lo más temprano posible en pacientes con neumonía por pneumocystis.      La ventaja en estudios controlados no se ha demostrado con el inicio de la terapia glucocorticoide más de 72 horas después de la iniciación de la terapia específica de antipneumocistis. Por lo tanto, la terapia con erispan se puede iniciar en pacientes con neumonía aguda asociada presumiblemente a pneumocystis, si estos pacientes resuelven los criterios de oxigenación recomendados por la diagnosis del experto. De la infección del vih y neumonía por pneumocystis, se confirman puntualmente para reducir al mínimo la probabilidad de enmascarar y/o de exacerbar otras enfermedades tratables (por ejemplo, tuberculosis) y para evitar efectos nocivos de drogas innecesarias.

Otras enfermedades respiratorias: erispan se puede utilizar para la relevación sintomática de manifestaciones agudas de enfermedades respiratorias incluyendo las neumonías eosinófilas idiopáticas sintomáticas (por ejemplo, síndrome de lóffler) no manejables por otros medios, fibrosis pulmonar idiopática, aspergilosis broncopulmonar alérgica, bronquiolitis obliterante idiopática con pulmonía de organización, neumonitis por aspiración, neumonitis de hipersensibilidad y beriliosis. Erispan también se utiliza en tuberculosis fulminante o diseminada conjuntamente con terapia apropiada antituberculosis.     La alta dosificación se puede requerir por varios días. Los glucocorticoides no se indican para las enfermedades respiratorias crónicas sencillas.

Complicaciones en prematurez:

Uso prenatal en el trabajo de parto pretérmino: la terapia de corto curso i.m. Con erispan, se utiliza en mujeres seleccionadas con trabajo de parto pretérmino para acelerar la maduración fetal (por ejemplo, pulmones, vasos sanguíneos cerebrales), incluyendo mujeres con ruptura prematura de membranas, preeclampsia o de hemorragia del tercer trimestre. La administración prenatal de erispan parece generalmente reducir la incidencia y/o severidad del síndrome de distress respiratorio (ssr) según lo indicado por una reducción en los requisitos para la terapia ventilatoria neonatal de ayuda o del surfactante, y los efectos benéficos son aditivos con los del surfactante. La terapia glucocorticoide prenatal también puede mejorar la estabilidad circulatoria neonatal y reducir la incidencia o severidad de la hemorragia intraventricular. Los efectos combinados sobre la maduración múltiple del órgano durante la terapia glucocorticoide reducen la incidencia de la mortalidad neonatal, y los efectos benéficos se extienden a una amplia gama de edades gestacionales (es decir, 24-34 semanas) y no son limitados por género o raza. Los datos están en conflicto referente a los efectos de glucocorticoides prenatales en la incidencia de colitis necrotizante, displasia broncopulmonar, y persistencia del conducto arterioso en recién nacidos, y la eficacia y seguridad de la terapia prenatal con los fármacos antes de 24 semanas o después de 34 semanas de gestación no se han establecido. Los efectos nocivos a corto plazo de la administración glucocorticoide prenatal incluyen la supresión suprarrenal neonatal y maternal transitoria y el riesgo creciente de infección.

Miastenia gravis: erispan se utiliza en el manejo de miastenia gravis, generalmente en los pacientes que han tenido una respuesta inadecuada a la terapia de anticolinesterasa. También se han administrado parenteralmente en el tratamiento de la crisis miasténica.

Trasplantes del órgano: en dosificación masiva, erispan se puede utilizar en forma concomitante con otros fármacos inmunosupresivos para prevenir el rechazo de órganos trasplantados. Porque la incidencia de infecciones secundarias es alta en los pacientes que reciben estos fármacos, tal terapia se debe administrar por los médicos experimentados en su uso.

Síndrome nefrótico: erispan puede inducir diuresis y la remisión de proteinuria en niños y adultos con síndrome nefrótico secundario a enfermedad renal primaria, especialmente cuando hay cambio histológico renal mínimo. La nefritis de lupus puede también responder a los glucocorticoides. Se puede requerir una alta dosificación por periodos prolongados, y la terapia del día alterno se debe utilizar para disminuir efectos nocivos. El síndrome nefrótico secundario a diabetes mellitus, amiloidosis renal, glomerulonefritis, o a otras enfermedades es generalmente refractario a los glucocorticoides.

Desórdenes cardiovasculares:

Choque: aunque erispan intravenoso puede ser salvavidas en el choque secundario a la insuficiencia adrenocortical, el valor del fármaco en el tratamiento del choque que resulta de otras causas es polémico. El manejo del choque se debe basar en el tratamiento específico de la causa primaria y de las anormalidades secundarias, y si son utilizados los glucocorticoides, se deben usar solamente como tratamiento de apoyo adjunto. El valor de erispan en el tratamiento del choque séptico, ha sido particularmente polémico. Aunque algunos estudios controlados han demostrado efectos benéficos de los regímenes de altas-dosis en morbilidad y mortalidad en choque séptico, muchos estudios no lo tienen.

Pericarditis: erispan se ha utilizado para reducir el dolor, fiebre y la inflamación de la pericarditis, incluyendo la asociada al infarto del miocardio. Las causas cardiacas más comunes de dolor de pecho recurrente que sigue a un infarto del miocardio agudo son pericarditis e isquemia agudas, por ser las más comunes y potencialmente más serias. El dolor recurrente que ocurre durante las 12 horas iniciales después del inicio del infarto, generalmente se considera relacionado al infarto original por sí mismo. La pericarditis no es probablemente responsable de dolor de pecho clínicamente importante durante las primeras 24 horas después del infarto y puede no llegar a ser evidente hasta por varias semanas después de una pericarditis o de un infarto agudo del miocardio. El infarto del miocardio agudo, ocurre con la extensión de la necrosis del miocardio a través de la pared epicárdica. La investigación multicéntrica de la limitación del estudio del tamaño del infarto (milis) encontró que la pericarditis (definido como presencia de la frotación de fricción pericardial) ocurrió en cerca de 20% de pacientes que seguían el infarto del miocardio agudo.           Mientras que erispan puede proporcionar la relevación sintomática eficaz, hay evidencia de que las drogas pueden causar alteraciones de la cicatriz que se forma y la ruptura del miocardio. Además, la utilidad y eficacia de gluococorticoides en el manejo de pericarditis asociada a infarto de miocardio agudo, son menos establecidas por evidencia y opinión que las del ácido acetilsalicílico, y por lo tanto el ácido acetilsalicílico se considera el tratamiento de elección para la pericarditis posinfarto miocárdico. Erispan también se ha utilizado en el manejo de pericarditis tuberculosa.

Síndrome de fatiga crónica: debido a evidencias de que el síndrome de fatiga crónica está asociado a la secreción subnormal de cortisol secundaria a la activación deteriorada del eje hipotalámico-pituitario-suprarrenal (hps), la suplementación glucocorticoide se ha estudiado en pacientes con esta condición. En un estudio en pacientes de 18 a 55 años de edad que resolvieron los centros de eua.

Ántrax: erispan se ha utilizado como adjunto a la terapia antiinfectante en el tratamiento del ántrax en un intento por mejorar los efectos mediados por toxinas asociados al bacilo antracis. Algunos expertos sugieren que los glucocorticoides se puedan indicar en el tratamiento del ántrax cutáneo si hay muestras de implicación sistémica o del edema extenso que implica el cuello y la región torácica.

Erispan también se ha utilizado como adjunto en el tratamiento de la meningitis del ántrax. Los centros de eua para el control de enfermedades y prevención (cdc) sugieren que utilizar glucocorticoides adjuntos se consideren en el tratamiento del ántrax inhalatorio que ocurre como resultado de la exposición a las esporas del ántrax en el contexto de la guerra biológica o del bioterrorismo si el edema es extenso, existe compromiso respiratorio, o la meningitis está presente.

Otras aplicaciones: en reacciones inflamatorias misceláneas, como las que resultan de procedimientos dentales, la terapia con erispan a corto plazo puede disminuir el edema y puede aliviar el dolor asociado a tales inflamaciones.           La inyección local de erispan en el tejido blando cerca del túnel carpal, se ha utilizado en un número limitado de pacientes para relevar los síntomas (por ejemplo, dolor, edema, déficit sensorial) de síndrome de túnel carpal.             En estudios clínicos, la respuesta a corto plazo fue observada en la mayoría de los pacientes, pero la mejora en síntomas disminuyó durante los 11-24 meses siguientes. Evidencia limitada sugiere que la técnica de la inyección pueda influenciar la duración del efecto.

 

Dosis y vía de administración: erispan puede usarse para administración i.v., i.m. Intraarticular, intralesional o en tejidos blandos.

Para uso parenteral erispan* puede ser administrado por vía intravenosa, por infusión o por inyección intramuscular en dosis equivalente de 4 a 20 mg de betametasona. También puede ser administrada por inyección local en tejidos blandos en dosis equivalente de 4 a 8 mg de betametasona. La dosis puede repetirse 3 ó 4 veces en 24 horas si es necesario, dependiendo de la enfermedad que se padece y la respuesta clínica.

Trastornos musculoesqueléticos: para la inyección intraarticular, de tejido intrasinovial, intralesional o tejidos blandos, la dosis de erispan, depende del grado de inflamación, tamaño y ubicación de la zona afectada. Después de la inyección intraarticular o intrasinovial, efectos antiinflamatorios suelen persistir durante al menos 1-2 semanas.

Un anestésico local, como 1 ó 2% de clorhidrato de lidocaína puede mezclarse en la jeringa con la suspensión antes de la administración.

Algunas formulaciones de anestésicos locales que contienen conservantes como parabenos o fenol deben evitarse.

Para las grandes articulaciones como la cadera, rodilla, hombro o el tobillo, 6-12 mg pueden ser utilizados.

Para las pequeñas articulaciones, 1.5-6 mg puede ser suficiente. La dosis en bursas, es de 6 mg, y para los ganglios 3 mg.

La dosis habitual para la inflamación de los tendones es 1.5-3 mg inyectada en la vaina del tendón. Las inyecciones pueden repetirse cada 3-7 días, pero para la tenosinovitis y la tendinitis, 3 ó 4 inyecciones locales, a intervalos de 1-2 semanas suelen ser suficientes. Para la inyección intralesional, la dosis es de 1.2 mg por cm2 de superficie de la superficie de la piel, inyectado por vía intradérmica (no subcutánea); una sola dosis no debe exceder de 6 mg.

Las inyecciones intralesionales pueden repetirse a intervalos semanales, según sea necesario.

Uso para la prevención del síndrome de insuficiencia respiratoria en neonatos prematuros: erispan se administra para acelerar la madurez pulmonar para los fetos de entre 24 y 34 semanas de gestación, a razón de dos dosis de 12 mg por vía intramuscular c/24 horas.

Dosis pediátricas:

Las dosis en los niños, son las siguientes:

Lactantes de hasta 1 año: el equivalente de 1 mg de betametasona.

1 a 5 años: 2 mg.

6 a 12 años: 4 mg.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Erispan betametasona 8mg.”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X